Habrá que hacer algo mientras tanto


Esta es la carátula de la primera novela de Ezio Neyra, Habrá que hacer algo mientras tanto (Solar, 2005). Quiero hacer algunos comentarios más "literarios" para luego pasar a un brevísimo análisis de la portada.

Alto, Gordo y Mediano son tres jóvenes que se cruzan un día en la cola para obtener una visa. Obviamente, el deseo que los vincula es el de salir del país; en un sentido más amplio, el rasgo común es el impulso de huir, de abandonar su realidad. La explicación de esta necesidad está dada en el primer capítulo, cuyo protagonista coral son Alto, Gordo y Mediano a la vez: quieren huir de su propia identidad, de las convenciones sociales, de las dificultades de la vida cotidiana, de la ciudad donde viven y del rol que cumplen en la sociedad. En resumen, puede decirse que son niños claramente situados en la clase media, personas "normales" escapando del mundo adulto que amenza con incorporarlos al orden del trabajo y la responsabilidad. Su proyecto es análogo a la fuga del poeta peruano César Moro, o al viaje de Horacio Oliveira en Rayuela. En este sentido, son adolescentes en busca de un autoexilio donde refugiarse del malestar de la cultura. El medio para hacerlo será la imaginación. La diferencia entre Alto, Gordo y Mediano, y otros personajes similares a ellos en la tradición literaria, es que los personajes de Neyra encaran la fuga como un proyecto colectivo, una empresa grupal.

Los tres juntos deciden construir una suerte embarcación. El problema es que en la ciudad donde viven no hay ríos ni mares donde navegar. Este primer obstáculo ridiculiza su proyecto desde la partida, y, aparentemente, lo obliga a discurrir por los cauces de la literatura fantástica. Pero estamos lejos de enfrentarnos a una trama cortazariana típica como en los cuentos de Bestiario. En el fondo, el libro es una sátira de toda empresa fantástica, como lo fue el Quijote respecto a los libros de caballerías. El tercer capítulo narra irónicamente la etapa de construcción del barco. Los ingenieros no saben nada de ingeniería, y desde ya el lector descubre que el fruto de su esfuerzo es un mamarracho sin forma ni utilidad. Sin embargo, la dedicación con que se entregan al proyecto es seria, profesional, pragmática. No hay nada de romántico ni aventurero en el proyecto, salvo su finalidad. Pero ¿de qué finalidad estamos hablando? Ni los propios ingenieros saben a dónde llegarán en su embarcación. No se han puesto a pensar en el puerto, están obsesionados por la llana necesidad de escapar. Esto no afecta su ética empresarial. Y este detalle es, para mí, lo más interesante de todo: que para describir la construcción, se recurre a la parodia del lenguaje de la empresa. Por ejemplo, los jóvenes se dedican a buscar auspiciadores dispuestos a invertir en el negocio. Hay un líder, una especie de gerente-tirano, que motiva a la fuerza laboral con arengas parecidas al conocido "sí se puede". Hay un organigrama vertical, autoritario, implacable. Todo parece cuadrar en nuestra idea de una empresa, salvo el objetivo final. El resultado tiene sorprendentes consecuencias: si esta empresa es un disparate, quizá todas lo sean. Pero no se trata de un disparate inocuo, simplemente divertido, pues es posible que los personajes mueran en el proceso. La causa de su muerte es la estructura misma del poder que ellos han creado. En el afán por implantar su dominio, por forzar a los otros a obedecer, surgirán conflictos de liderazgo que terminarán por romper el pacto social y conducirán a la barbarie. En el intento de subordinarse unos a los otros, de no quedarse atrás, la estrategia más efectiva será el asesinato de la competencia. El asunto central es el lado oscuro del poder y la gran soledad que impone a sus súbditos.

Debo decir que la carátula me gusta mucho, tanto por el diseño como por la elección de los colores. Es una imagen atrevida, sin duda alguna, y sé que algunos miembros de este blog (léase Page) tienen opiniones encontradAs. Los invito a realizar una confrontación de pareceres a través de este mismo blog. Y por supuesto, los comentaristas también están invitados a dar su punto de vista.

LUDO

6 comentarios:

Tyson dijo...

Pues me parece estupenda la idea de enfrentar los juicios, pero primero tengo que leer el libro. Si no la cosa va a ser muy superficial y, debido a que alguna vez he leído el germen de esta publicación, sé que Ezio se merece algo más acucioso.
Ojalá que se suelte el libro para discutirlo en mancha.

Page

Martín dijo...

Si viera aquella carátula por primera vez me parecería muy ambigua: podría ser la de un cuento de niños pero algo me sugeriría que no es lo que parece… Quizás esto revelaría la intención de la obra de Neyra: valerse de una historia en apariencia inofensiva para mostrar una realidad tan adulta como el lado oscuro del poder. Pero como bien han dicho, habría que leer la obra de Neyra…

Tyson dijo...

A mí la carátula no me gusta, debo reconocer. Me parece demasiado barroca y con colores opacos. Además, la diagramación es de revista literaria (o más bien fanzine) y le roba cámara al contenido del libro y la singularidad del título.
Sobre el libro mismo, ya hablaré en alguna reseña de SIN PLUMAS.

TYSON

Tyson dijo...

Definitivamente, la opciòn por la que se han jugado al diseñar esta portada buscaba proyectar cierta frescura que se pierde en la convergencia final de tanto trazo pertendidamente ingenuo. Definitivamente la portada distrae, pero hay que ver tambièn el libro por adentro. Ojo, estas caracterìsticas no son solo propias de esta diagramaciòn, sino que provienen del diseño del anterior, de Alejandro Neyra. Ojo 2: Observar el logo de la colección en la contratapa.

JM

Dienekes dijo...

En serio no me han respondido el si el entrar a jugar en tandems con ustedes en Neverland esta abierta . . . espero que si . . .como equipo invitado de cuando en cuando de repente . . prometemos no decepcionar . .

saludos

Jhonatan. dijo...

cuando termine la novela siempre me pregunro si existira alguna segunda parte en el insano viaje de los tres, por la caratula pues muchos amigos me dicen que es recontra SNOB y PITUQUITA jajajaja no tengo idea de lo que quiera decir todo eso me gusta el concepto va acorde con el contenido un mundo lleno de conceptos simbolicos y entremarañados....

me intriga el personaje de Silene sigo preguntandome si habra segunda parte....

www.eldiariourbanodejk.blogspot.com